domingo, 4 de abril de 2010

LEONARDO DA VINCI

Leonardo da Vinci




Pintor, científico, dibujante, poeta, arquitecto, médico, geólogo, matemático…

Pintor, científico, dibujante, poeta, arquitecto, médico, geólogo, matemático… Esta no es una lista de las cosas que puedes hacer cuando seas mayor. Leonardo da Vinci fue todo eso y más, ¡era un genio!

¿QUIÉN ERA LEONARDO?

Leonardo da Vinci nació en 1452, en Vinci, un pueblo de la Toscana italiana. Con catorce años, entró en el taller del pintor Verrocchio, en Florencia. De este modo, se incorporó de lleno a la vida artística y cultural de la ciudad.

Leonardo nació el 15 de abril de 1452 en el pueblo toscano de Vinci, próximo a Florencia. Hijo de un rico notario florentino y de una campesina, a mediados de la década de 1460 la familia se instaló en Florencia, donde Leonardo recibió la más exquisita educación que esta ciudad, centro artístico e intelectual de Italia, podía ofrecer. Leonardo era elegante, persuasivo en la conversación y un extraordinario músico e improvisador. Hacia 1466 acudió a formarse al taller de Andrea del Verrocchio, figura principal de su época en el campo de la pintura y escultura. Junto a éste, Leonardo se inició en diversas actividades, desde la pintura de retablos y tablas hasta la elaboración de grandes proyectos escultóricos en mármol y bronce. En 1472 entró a formar parte del gremio de pintores de Florencia y en 1476 todavía se le menciona como ayudante de Verrocchio, en cuya obra Bautismo de Cristo (c. 1470, Galería de los Uffizi, Florencia), pintó el ángel arrodillado de la izquierda y el paisaje de matices neblinosos.

Con treinta años, se trasladó a Milán, donde gobernaba una poderosa familia, los Sforza, y para ellos trabajó.

En 1478 Leonardo alcanzó la maestría. Su primer encargo, un retablo para la capilla del palazzo Vecchio, sede del ayuntamiento florentino, no llegó a ejecutarse. Su primera gran obra, Adoración de los Magos (Uffizi), que dejó inacabada, se la encargaron los monjes de San Donato de Scopeto, cerca de Florencia, hacia 1481. Otras obras de su etapa juvenil son la denominada Madonna Benois (c. 1478, Museo del Ermitage, San Petersburgo), el retrato de Ginebra de Benci (c. 1474, National Gallery, Washington) y el inacabado San Jerónimo (c. 1481, Pinacoteca Vaticana).

En 1482 Leonardo entró al servicio de Ludovico Sforza el Moro, duque de Milán, tras haberle escrito una carta en la que el artista se ofrecía como pintor, escultor, arquitecto, además de ingeniero, inventor e hidráulico y donde afirmaba que podía construir puentes portátiles, que conocía las técnicas para realizar cañones, que podía hacer barcos así como vehículos acorazados, catapultas y otras máquinas de guerra y que incluso podía realizar esculturas en mármol, bronce y terracota. De hecho, sirvió al duque como ingeniero en sus numerosas empresas militares y también como arquitecto.

LEONARDO EL PINTOR

Hacia 1483, realizó una de sus grandes obras maestras, la Virgen de las rocas. Para pintar las rocas y el paisaje del fondo, Leonardo empleó una técnica inventada por él: el sfumato, que consiste en difuminar las figuras para crear una luz misteriosa que lo envuelve todo. También aplica un esquema compositivo triangular que encierra a la Virgen, el Niño, san Juan y el ángel.




Existen dos versiones de la Virgen de las rocas, una de las pinturas más importantes que Leonardo da Vinci realizó durante su estancia en Milán. La primera versión, de 1485, se encuentra en el Louvre, París. La segunda, de 1505, es la que aquí reproducimos y está en la National Gallery de Londres,

En 1495, Leonardo comenzó La última cena, una gran pintura mural que realizó sobre una de las paredes del comedor de un convento. En esta gran obra, además de su técnica del sfumato, destacaba el juego de miradas y gestos que había entre los personajes: dolor, indignación, estupor, sorpresa...




La última cena, de Leonardo da Vinci

La última cena (c. 1495-1497), en la iglesia de Santa Maria delle Grazie de Milán, es una de las pinturas religiosas más famosas de Leonardo da Vinci. La obra sufrió serios deterioros debido a la mala fijación de la mezcla de óleo y pintura al temple utilizada por el artista.

Su obra maestra La última cena, pintura mural para el refectorio del monasterio de Santa Maria delle Grazie, Milán. Desgraciadamente, el empleo de una técnica experimental de pintura al óleo sobre yeso seco provocó problemas técnicos que condujeron a su rápido deterioro hacia el año 1500. Desde 1726 se llevó a cabo un largo proceso de restauración y conservación que culminó en 1999. Una vez completado el proceso, no exento de cierta polémica, han reaparecido muchos detalles ocultos durante años. También se ha puesto de relieve el brillante colorido de la obra original, que había quedado ensombrecido por las restauraciones anteriores. Aunque la mayor parte de la superficie original se ha perdido, la grandiosidad de la composición y la penetración fisonómica y psicológica de los personajes dan una visión aproximada de su pasado esplendor.

Entre 1503 y 1505, pintó su gran obra maestra: La Gioconda. Este retrato es una de las pinturas más valoradas y copiadas de toda la historia del arte, aunque nadie sabe con seguridad quién era esta misteriosa dama ni porqué sonreía.




La Gioconda, la obra más famosa de Leonardo, sobresale tanto por sus innovaciones técnicas como por el misterio de su legendaria sonrisa. La obra es un ejemplo consumado de dos técnicas —el sfumato y el claroscuro— de las que Leonardo fue uno de los primeros grandes maestros. El sfumato consiste en eliminar los contornos nítidos y precisos de las líneas y diluir o difuminar éstos en una especie de neblina que produce el efecto de inmersión en la atmósfera. En el caso de La Gioconda el sfumato se hace evidente en las gasas del manto y en la sonrisa. El claroscuro es la técnica de modelar las formas a través del contraste de luces y sombras. En el retrato que nos ocupa las delicadas manos de la modelo reflejan esa modulación luminosa de luz y sombra, mientras que los contrastes cromáticos apenas los utiliza.

LEONARDO EL CIENTÍFICO

Además de ser un extraordinario pintor, Leonardo también fue un importante científico. Sus descubrimientos eran tan avanzados, que tuvo que mantenerlos en secreto porque, probablemente, nadie los hubiese entendido.






Afortunadamente, realizó numerosísimos dibujos de todos sus inventos. Gracias ellos, y a sus escritos, hoy sabemos que fue uno de los primeros científicos en descubrir que la sangre circula por nuestras venas. También inventó máquinas de tejer, trajes de buzo, submarinos, máquinas voladoras...






LEONARDO EL CIENTÍFICO

Además de ser un extraordinario pintor, Leonardo también fue un importante científico. Sus descubrimientos eran tan avanzados, que tuvo que mantenerlos en secreto porque, probablemente, nadie los hubiese entendido.




Afortunadamente, realizó numerosísimos dibujos de todos sus inventos. Gracias ellos, y a sus escritos, hoy sabemos que fue uno de los primeros científicos en descubrir que la sangre circula por nuestras venas. También inventó máquinas de tejer, trajes de buzo, submarinos, máquinas voladoras...

Ornitóptero

El ornitóptero, ingenio resultante del estudio del vuelo de los pájaros, fue una de las muchas ideas científicas de Leonardo da Vinci. Aunque sus inventos nunca se llevaron a cabo, los dibujos que realizó de ellos son magistrales y podría considerársele el primer ilustrador científico.





Ornitóptero

El ornitóptero, ingenio resultante del estudio del vuelo de los pájaros, fue una de las muchas ideas científicas de Leonardo da Vinci. Aunque sus inventos nunca se llevaron a cabo, los dibujos que realizó de ellos son magistrales y podría considerársele el primer ilustrador científico.






Cuatro caricaturas

Leonardo da Vinci sentía gran fascinación por los rostros, de los que realizó innumerables dibujos, desde ajados ancianos hasta niños angelicales. Estas cuatro caricaturas en tinta sepia revelan su maestría en el dibujo.

Leonardo destacó por encima de sus contemporáneos como científico. Sus teorías en este sentido, de igual modo que sus innovaciones artísticas, se basan en una precisa observación y documentación. Comprendió, mejor que nadie en su siglo y aún en el siguiente, la importancia de la observación científica rigurosa. Desgraciadamente, del mismo modo que frecuentemente podía fracasar a la hora de rematar un proyecto artístico, nunca concluyó sus planificados tratados sobre diversas materias científicas, cuyas teorías nos han llegado a través de anotaciones manuscritas. Los descubrimientos de Leonardo no se difundieron en su época debido a que suponían un avance tan grande que los hacía indescifrables, hasta tal punto que, de haberse publicado, hubieran revolucionado la ciencia del siglo XVI. De hecho, Leonardo anticipa muchos descubrimientos de los tiempos modernos. En el campo de la anatomía estudió la circulación sanguínea y el funcionamiento del ojo. Realizó descubrimientos en meteorología y geología, conoció el efecto de la Luna sobre las mareas, anticipó las concepciones modernas sobre la formación de los continentes y conjeturó sobre el origen de las conchas fosilizadas. Por otro lado, es uno de los inventores de la hidráulica y probablemente descubrió el hidrómetro; su programa para la canalización de los ríos todavía posee valor práctico. Inventó un gran número de máquinas ingeniosas, entre ellas un traje de buzo, y especialmente sus máquinas voladoras, que, aunque sin aplicación práctica inmediata, establecieron algunos principios de la aerodinámica.

Santo Sudario de Turín

Lienzo de lino de 4 m (expuesto desde 1578 en una capilla adyacente a la catedral de Turín) que durante siglos muchos católicos han identificado con el sudario con que fue envuelto Jesucristo tras ser bajado de la cruz por José de Arimatea. En sus partes anterior y posterior parece conservar las marcas o impresiones que habría dejado un hombre tras ser crucificado, coronado con espinas, azotado y con el costado atravesado por una lanza (torturas sufridas por Jesucristo durante su Pasión). Algunos documentos apuntan a que esta sábana era ya conocida en Francia a mediados de la década de 1360, pero otras pruebas circunstanciales retrotraen el conocimiento de su existencia a Palestina en tiempos de Jesús.

El interés científico por la reliquia comenzó en 1898. Al principio se creyó que las impresiones estaban pintadas. Sin embargo, al ser fotografiadas, las imágenes dieron muestras de tal realismo que refutaron un posible fraude; los expertos declararon que ningún artista podía lograr el grado de realismo revelado por las fotografías.

Los primeros análisis científicos importantes del Santo Sudario fueron realizados en 1978. En 1988, las pruebas de laboratorio determinaron que la tela había sido fabricada en el siglo XIV y que, en consecuencia, no podría haber sido el sudario de Jesucristo. Los científicos no hallaron pruebas concluyentes para explicar cómo se formaron las imágenes. Sin embargo, para muchos católicos de todo el mundo el sudario sigue siendo digno de veneración.

El sudario de Turín es la reliquia más famosa del mundo cristiano. Durante siglos los feligreses han creído que en él se encuentra plasmado el rostro torturado y crucificado de Jesús. La manera de cómo la imagen llegó al manto es todo un misterio, que ha despertado el interés de los científicos por décadas. Durante muchos años, las marcas en el sudario convencieron a los expertos de que este manto fue utilizado para envolver el cuerpo lacerado y ensangrentado de un hombre, que murió tras ser crucificado. Sin embargo, pruebas de carbono 14 indican que éstas fueron realizadas mil años después de la muerte de Jesús.

En 1988, la Santa Sede permitió pasar la prueba del Carbono 14 a la reliquia, para lo que se retiró un trozo pequeño de una esquina del sudario, que fue dividido y enviado a los laboratorios.
Tres pruebas independientes de radiocarbono, la han datado entre 1260 y 1390.
La imagen en la tela es enteramente superficial. No penetra en las fibras bajo la superficie, por lo que las fibras de lino y algodón no tienen color. La tela no fue tintada.

Sin embargo, los más recientes análisis del Carbono 14 , apuntan a que algunos pólenes así como las fibras textiles de que está hecho dicho lienzo datan del siglo I , pero también de que existen restos de pintura bermellón, aplicada plana, es decir: que no se amolda a la forma de donde supuestamente brota y por donde debería discurrir.





Autoría de Leonardo


EL SUDARIO DE LEONARDO DA VINCI

De los métodos propuestos por los escépticos sobre la creación de la imagen en la Edad Media, hay quien no duda en considerar al sudario como la primera fotografía del mundo, atribuyendo su autoría a Leonardo da Vinci.
Según ellos, la imagen habría sido producida con la ayuda de una linterna mágica, un dispositivo de proyección simple en el que Leonardo estaba investigando como consta en su Codex Atlánticus.
Sus prácticas dentro del ámbito de la Alquimia le habían llevado a saber que : si sobre un lienzo embebido en sales de plata y extendido a oscuras, sometido después a la proyección momentánea de un haz de luz dentro de una cámara oscura, se expone detrás una imagen, la silueta de ésta quedaría impresa en negro sobre el paño. Vamos, la base de la fotografía.

Esta teoría se apoya en el parecido que algunos encuentran entre el famoso autorretrato de Leonardo y la imagen del sudario.

En cartas privadas del Papa a Leonardo, se sabe que el primero, confió a las manos de Leonardo la permanencia de la fé (...). ¿Leonardo así lo hizo? Como dato curioso diremos que todos los problemas que Da Vinci había tenido hasta entonces con la Iglesia debido a sus investigaciones heréticas dentro del campo de la Alquimia, fueron "olvidadas", y Leonardo no volvió a pasar apuros económicos ni de ningún otro tipo. A su vez, un lienzo, prueba "fidedigna" de la pasión, quedaba expuesto en Turín y, con ello, la fe asegurada.





“Leonardo anticipa muchos descubrimientos de los tiempos modernos”

Un creador en todas las ramas del arte, un descubridor en la mayoría de los campos de la ciencia, un innovador en el terreno tecnológico, Leonardo merece por ello, quizá más que ningún otro, el título de Homo universalis.

Leonardo murió en Francia en 1519. Está considerado uno de los más grandes artistas del renacimiento, gracias a su arte y a su ingenio.