sábado, 27 de noviembre de 2010

GONZALO CIENFUEGOS

Gonzalo Patricio Cienfuegos Browne, pintor. Nació en Santiago el 7 de octubre de 1949.

Comenzó su formación artística a los catorce años como alumno libre de los cursos vespertinos de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile. Al terminar la enseñanza secundaria, en 1968, alternó sus estudios de arte y arquitectura como alumno regular de la universidad. En 1970, decidido a dedicarse por completo a la pintura, expuso su primera muestra individual en la Galería Azul de Santiago.

Luego de abandonar los estudios de Arquitectura, viajó a Ciudad de México donde ingresó a la Escuela de Pintura y Escultura La Esmeralda, dependiente del Instituto Nacional de Bellas Artes.

En México, estudió diseño publicitario y trabajó como ayudante de arquitecto, diseñador e ilustrador de textos en la Secretaría de Educación del Distrito Federal.

Sucesivas estadías en Centroamérica, principalmente en Buenos Aires y Río de Janeiro, le permitieron conocer el movimiento de la Nueva Figuración liderado por José Luis Cuevas y Francisco Toledo, artistas que ejercieron gran influencia en el estilo que hoy lo caracteriza. Regresó definitivamente a Chile en 1975 y pronto fue reconocido entre los jóvenes talentos de la neo-figuración chilena de los setenta. En 1979 participó en el envío chileno a la Bienal de Sao Paulo.

Gonzalo Cienfuegos es Académico de Número de la Academia de Bellas Artes del Instituto de Chile y profesor de pintura en la Escuela de Arte de la Universidad Católica de Chile. Además ha participado activamente en la gestión de importantes proyectos culturales como el Museo Interactivo Mirador y Arte en el Metro.

ESTRATEGIA VISUAL

Demostrando un claro dominio tanto del dibujo como de la técnica pictórica, Cienfuegos utiliza los medios tradicionales de la pintura y la gráfica, el óleo o acrílico sobre tela, tinta sobre papel, acuarela, incursionando también en la técnica mixta.

Cercano al expresionismo figurativo, sus obras tienen como protagonistas a figuras humanas retratadas en forma irónica, casi caricaturesca. Sus composiciones muestran aspectos trágicos y absurdos de la sociedad que se tienden a ocultar o disimular. Reúne en una misma escena, personajes y espacios que pertenecen a tiempos distintos y muchas veces, recurre a reconocibles citas de pinturas de la historia del arte nacional y universal, dando pie a nuevas y controvertidas interpretaciones que a la vez, reflejan su admiración por los genios de la pintura como son Velázquez, Ingres, Manet y Rembrandt, entre otros.

En años recientes ha llevado su figuración a la escultura en distintos materiales.


OBRAS EN COLECCIONES PÚBLICAS OBRAS EN COLECCIÓN DEL MUSEO NACIONAL DE BELLAS ARTES

El Ciclista, 1982, óleo sobre tela, 160 x 140 cm.
Composición, acrílico sobre tela 73 x 98 cm.